Ford Ranger y su disruptivo mensaje sobre el mundo rural

“Los mandatos están hechos para romperse” La nueva publicidad de la 4×4 de Ford es un tremendo mensaje que introduce un nuevo imaginario de lo rural.

La pieza arranca con dos de las tantas frases hechas que han marcado a fuego la actividad agropecuaria: “en el campo no hay feriados”, “en el campo se trabaja de sol a sol”. ¿Cuántas veces habremos escuchado cosas como estas? ¿Cuántas veces me han dicho que los programas agropecuarios radiales se emiten temprano, porque “la gente de campo se levanta temprano”?

El comercial presenta la nueva Ford Ranger pero en otro contexto. Ya no la conducen esforzados productores agropecuarios que cargan fardos en la caja o que salen corriendo en el medio de la noche a asistir una vaca en el parto, sino que ahora son dos jóvenes que cargan trineos de nieve, skies, bicis de moutain bike, esculturas. Son dos jovenes que rompen la brecha entre lo urbano y lo rural. Podrían ser cualquiera de las dos cosas y sus gustos son los mismos. Les gustan los deportes de acción, tocan la batería, hacen arte, en síntesis, la pasan bien.

La disruptiva publicidad tiene dos elementos clave: en un momento el graph dice “hay que mantener vivas las tradiciones” y ahí mismo el protagonista arroja un golpe de puños contra el espejo, astillándolo. Luego, el comercial transcurre con una música de fondo que combina la versión remixada original de “Cambia todo Cambia” de Mercedes Sosa, con una nueva versión rapeada que dice “cambia lo profundo, lo superficial, que yo cambie no es extraño”.

Hay imágenes muy fuertes como el fondo de silos y el joven cargando su bici en la camioneta, o caminando con sus skies de nieve atrás de una majada de ovejas.

El mensaje debería quedar claro: el campo del que siempre se habla no es el campo de ahora y los agropecuarios viven de una manera diferente: la renta de la actividad se aplica al entretenimiento, al menos a una cierta edad. Claramente, el mensaje se dirige a la nueva generación que se está haciendo cargo del negocio o que al menos disfrutará de esa renta.

Entiendo que el contexto es importante: la inteligencia artificial y la robotización aplicada a la producción rural está cambiando el paradigma de la agricultura. Las máquinas pueden hacerlo todo y no solo eso sino que aprenden de su propia experiencia. Básicamente en un tiempo más, la gestión de la empreas agropecuaria (particularmente la agrícola) pasará casi exclusivamente por tomar decisiones de compra y de venta y de contratación de algunos servicios, decisiones que incluso en el futuro serán reemplazadas por algoritmos que lo harán con más eficiencia.

De manera que el problema para quienes sean propietarios de campo y/o manejen los fondos necesarios para encarar el negocio pasará por qué hacer con el tiempo libre. Y en esto se adelanta Ford con su publicidad. Ya basta de mostrar al esforzado productor padeciendo uno y mil males. Mostrémoslo, en cambio, en este nuevo paradigma.

Por otra parte y no un tema menor, ¿marca alguna relación este cambio en la cultura de lo rural con el proceso político liderado por Cambiemos? ¿Es casual la elección del “cambio” para este mensaje?

Finalmente, el comercial resulta una bofetada a la publicidad de la Chevrolet S10 que eligió un mensaje “Mesa de Enlace friendly” para promocionar su producto, parándose, justamente del lado de la grieta, una grieta que el comercial de Ford sutura de una manera magistral.