“Habrá ley de semillas antes del Mundial…, de Qatar”

Una actualización de la ley de semillas -que data de 1973- es un tema que urge a la industria semillera, para atraer inversiones en cultivos autogámos como la soja o el trigo. El objetivo no es solo reducir el mercado informal -que en el caso de la soja llega a superar el 80%- sino promover lo relativo a la comercialización de variedades que incorporan nuevos eventos biotecnológicos.

Al menos desde hace quince años que se debate una nueva ley. Pero todo indica que habrá que seguir esperando.

Semanas atrás hubo una reunión entre legisladores de la comisión de Agricultura enrolados en Cambiemos con funcionarios del ministerio de Agroindustria. Como consignamos en nuestro Reporte Institucional Agropecuario, una fuente allí presente sostuvo que los funcionarios del Ejecutivo pidieron “paciencia” a los legisladores porque el proyecto “todavía está verde” y que es necesario lograr un consenso antes de remitirlo al Congreso.

Estas manifestaciones contrastan con fuentes de la industria semillera que afirman que existe un consenso con las entidades gremiales del agro en torno a un proyecto con concesiones de ambas partes, periodo de transición incluido y que tiene el punto central puesto en le uso propio no gratuito, y que incluye en el valor que paga el productor en la bolsa lo relativo a los eventos biotecnológicos.

Pero una tercera fuente en el Parlamento genera más incertidumbre, al mismo tiempo que alguna precisión más. Afirma que hubo una primera reunión con Agroindustria un poco más general y una segunda más específica sobre el tema semillas en la Casa Rosada y que ahí les transmitieron que había tres borradores de proyectos de ley de semillas, y que era el área de Legal y Técnica la que los estaba analizando con la idea de llegar a uno que será remitido al Congreso por parte del Poder Ejecutivo. La fuente se excusó de decir de dónde provenían los borradores que estaban bajo análisis.

Lo cierto es que esta versión está en sintonía con el presunto pedido de “paciencia” a los legisladores, para tratar lo que posiblemente sea el tema parlamentario más importante de la agenda agro.

“Algún funcionario de Agroindustria aseguró que antes del Mundial (de Rusia) la ley de semillas iba a tener media sanción”, le preguntamos a la última fuente. “¡Del mundial de Qatar, seguro!”, ironizó en relación a que la cosa viene para largo .

La impresión que ronda en el ambiente es que hay un doble mensaje, intencionado o no. Para el sector se hace público que se avanzará con la reforma de la ley de semillas, pero puertas adentro siguen irresolutas las diferencias entre las mismas organizaciones de productores.