Furor en las petroleras porque el bioetanol les abarata los costos

Nuevamente, la industria del bioetanol -en el caso particular del siguiente análisis la que obtiene el biocombustible a partir del maíz- atraviesa un momento de crisis debido al deterioro en la relación de precios, según se desprende del informe de RIA Consultores.

Es que el ministerio de Energía decidió congelar el valor que recibe la industria del bioetanol entre noviembre y marzo, mientras lleva adelante un proceso de revisión de costos, con vistas a actualizar la fórmula de cálculo.

Lo cierto es que los $12,19 por litro vigentes desde noviembre significan una reducción de 10% respecto del precio que recibían en febrero de 2017. En el ínterin, la inflación rondó el 25%, el dólar subió 26% y el maíz 22 por ciento.

De esta manera, hoy un litro de bioetanol equivale a 3,8 kg de maíz (valor FAS teórico), la peor relación entre producto industrial y materia prima, que solo se había dado tras la devaluación de diciembre 2015 y la eliminación de las retenciones al cereal (ver gráfico).

También se produce un abaratamiento del biocombustible en términos de dólar. Originalmente se había establecido una suerte de paridad del litro bioetanol con el valor de un dólar. Esta relación fue deteriorándose (particularmente para el caso del bioetanol de maíz) hasta que hoy ronda los 60 centavos.

De la misma manera, se ha ido abaratando respecto de la nafta. Hoy el precio de la nafta super (92 a 95 de Ron) supera los $14 por litro sin impuestos, es decir por encima del precio del bioetanol de maíz. Un año atrás la situación era exactamente al revés, la nafta oscilaba en los $11 y el etanol en 13,20 $/litro.

Fuentes de la industria del bioetanol de maíz señalan que se encuentran en una situación de costos muy complicada, solicitando a Energía la urgente revisión del precio que pagan las petroleras. Por otra parte, la presentación judicial de una empresa que se declara perjudicada en la asignación de los cupos, derivó en que no se estén entregando cupos, de tal manera que las petroleras compran casi en un sistema de libre mercado (pero con precio congelado) y de manera muy activa, ya que hoy el uso de bioetanol les abarata los costos.

La situación parece paradójica en relación a que el aumento de los combustibles no renovables de fines de 2017 se había justificado por la suba del precio del bioetanol. Una vez que el gobierno dio marcha atrás y ahora se produce una estampida en el precio del maíz, a las petroleras les resulta conveniente la mezcla. “Si fuera por ellas cortarían por arriba del 12%”, señaló una fuente, en relación al límite que establece hoy el marco regulatorio para el uso de biocombustibles.