El INTA ante el ajuste: “Nos preguntaron cuánto nos pagaba Agroindustria por administrar Cambio Rural”

La situación puertas adentro del INTA se podría resumir como un mix entre pánico y resignación. Pánico porque tras la auditoría enviada por el ministerio de Modernización se sabe que un décimo (o más) de la planta de personal se queda afuera. Resignación porque no ven herramientas -sean gremiales, políticas o judiciales- para revertir la situación.

Todo comenzó con el trabajo de una consultora enviada por el ministro Andrés Ibarra para la “modernización” del Estado, en este caso en el INTA. “Eran todos chicos y chicas jóvenes que no tenían ningún conocimiento del sector agropecuario”, dice una fuente del instituto que interactuó con los auditores. “Creo que el mejor pergamino que ostentaba quien conducía el equipo había sido trabajar en McDonald’s”, ironizó.

On the record, fue el director por CRA, Alejandro Lahitte, quien disparó con munición gruesa contra la consultoría, por lo precario de su trabajo. El confederado dice que en un trabajo exprés apenas si fueron al INTA Castelar a ver el instituto de Floricultura, otra reunión en el INTA Central y finalmente una visita al INTA Pergamino. “Ni una sola agenciad extensión visitaron“, señala en su informe que fue respaldado por CRA.

Pero la cocina de la auditoría deja ver situaciones desopilantes. Por caso preguntaron por qué la revista de Investigaciones Agropecuarias (RIA), que el INTA volvió a editar no hace tanto y que está indexada “no tenía publicidad“. Los funcionarios no podían dar crédito a lo que escuchaban.

Pero peor fue cuando los auditores preguntaron “cuánto les pagaba Agroindustria por administrar el programa Cambio Rural“.

Así las cosas en el instituto se quedaron con el sabor amargo de saber que estaban en manos de un equipo altamente improvisado pero cuyo fallo terminaría siendo inapelable a la hora de diagnosticar el ajuste.

“El problema que tiene el INTA es que no tiene poder de fuego para oponerse a un ajuste. En el Senasa, el gremio puede parar los remates feria o las exportaciones y obligar a negociar. Acá en el INTA, ¿con qué podemos presionar?”, dice la fuente.

Se recuerdan los tiempos del ajuste en los 90, pero creen que esto va a ser peor, por eso se aferran a la esperanza de que el ministro nombrado Luis Miguel Etchevehere haga prevalecer su visión de dirigente ruralista y no lleve adelante el achique.