Syngenta reconoce aumento de 29% sus ventas en la Argentina por nueva política

No fue un año fácil, 2016, para la compañía suiza Syngenta, que atraviesa un proceso de adquisición por parte de ChemChina. De hecho las ventas cayeron de 13.411 a 12.790 millones de dólares de 2015 a 2016, con una reducción proporción de las ganancias, que pasaron de 2.777 a 2.659 millones.

Las explicaciones efectuadas por la conducción de la compañía a principios de febrero, presentación que encabezó el nuevo CEO global Erik Fyrwald, apuntan a los relativos bajos precios de los granos y a factores climáticos negativos en algunas regiones.

Las ventas se hayan muy bien repartidas entre las cuatro grandes regiones globales, con un 30% originado en Europa (más medio Oriente y África), otro 26% en América latina y un 25% en América del Norte.

El dato es que en un contexto de retroceso de la facturación, donde incluso América latina (Latam) perdió un 9%, las ventas de semillas en esta región del planeta creció un 12%, al pasar de 400 a 448 millones de dólares.

“Las reformas llevadas adelante por el gobierno argentino en apoyo de la agricultura condujeron a la recuperación de la inversión por parte de los agricultores, de manera que nuestras ventas aumentaron 29%“, explicó el CFO de la compañía, Mark Patrick en conferencia de prensa.

Aparentemente buena parte de ese crecimiento se explicaría por las mayores ventas de semilla de maíz y de la tecnología Viptera incorporada en ellas. “El crecimiento (en el rubro semillas) es enteramente atribuible al maíz con un fuerte cuatro trimestre en los Estados Unidos y un excelente año de crecimiento en Argentina y Brasil en buena parte atribuible al éxito del evento Viptera”, señalaron las autoridades de Syngenta.

De todos modos, la protección de cultivos sigue siendo el fuerte de la firma, que en 2016 explicó ventas por u$s9.571 millones, es decir el 75% de su facturación total. Dentro de esa área, los fungicidas aportaron u$s3.157 millones (un tercio de la unidad de negocios) y los herbicidas selectivos otros u$s2.853 millones. Uno de los rubros que más sufrieron la contracción anual fueron, precisamente los herbicidas no selectivos, que cayeron 15% y donde aparecen marcas como Gramoxone o Touchdown.

En Syngenta, la prioridad es cerrar la adquisición por parte de ChemChina tan pronto como sea posible, aunque todavía está pendiente la aprobación regulatoria en países claves como Brasil, la Unión Europea, la misma China y los Estados Unidos.

En cuanto a la performance, Fyrwald cree que la recuperación del último trimestre de 2016 anuncia un 2017 en el cual la compañía podrá crecer en ventas a una tasa de un dígito, en lo que definen como un año de estabilización de la agricultura.