Cayó fuertemente la inscripción de nuevas variedades de soja en 2016

Por Javier Preciado Patiño*

Las estadísticas del Instituto Nacional de Semillas resultan poco alentadoras a la hora de evaluar el desempeño de la industria semillera en lo que a nuevas obtenciones de soja se refiere. De acuerdo con este organismo, durante 2016 se inscribieron 28 nuevos cultivares, el número más bajo desde 2002, cuando el Inase había perdido su categoría de organismo autárquico y solo se habían inscripto 9 variedades.

Si bien la cantidad de nuevos cultivares que la industria semillera registra de un año a otro varía significativamente debido a la necesidad de cada compañía de ofrecer nuevos materiales al mercado, en 2015 se habían inscripto 54 nuevo cultivares, en 2014 32 y en 2013, 59, cifra esta última que resultó récord para los registros del instituto. Cantidades similares a la de 2016 se habían registrado en 2007 y 2011 con 29 nuevos cultivares en cada año.

El bajón en materia de innovación genética coincide con el frustrado debate por la reforma de la ley de semillas, con una tardía presentación en el Congreso del proyecto del Poder Ejecutivo Nacional y la falta de consensos entre obtentores, multiplicadores, usuarios y empresas de biotecnología respecto de qué aspectos reformar de la ley 20.247.

La expectativa está puesta en que un nuevo marco legal sea discutido durante 2017, aunque el hecho de tratarse de un año electoral clave (se pone en juego el proyecto Cambiemos) hace difícil creer que un proyecto pueda pasar por las dos cámaras en el próximo periodo de sesiones ordinarias.

En cuanto a quiénes son los obtentores de la nueva genética, como viene sucediendo desde años, Asociados Don Mario lidera el grupo, en esta ocasión con 13 nuevos cultivares o el 46 por ciento del total.

En segundo lugar aparece Nidera con 6 cultivares (21%), seguido por Monsanto con 3 cultivares (11%) y Syngenta con 2 (7%). FN Semillas (adquirida por Bayer), la Cooperativa Santa Rosa, la Universidad de San Luis y la Estación Agroindustrial Obispo Colombres completan el ránking de los obtentores con un cultivar cada uno. Para llegar al número de 28 hay que sumar el registro de una variedad obtenida en Bolivia, e inscripta con el nombre SX Gravity RG.

Otro dato no menor es que la tecnología Intacta se encuentra presente en el 50% de las nuevas variedades, siendo el resto con tecnología RR1. En 2015, en cambio, el 64% de los cultivares registrados ante el Inase contenían esta doble protección (contra insectos y herbicida), mientras que en 2014 la participación de Intacta alcanzaba al 54 por ciento.

En cuanto a los grupos de madurez, el IV encabezó el ránking con 12 variedades, seguido por el VI con, justamente, 6 nuevas variedades.

*Director de RIA Consultores