De eso no se habla: Diputados bonaerenses buscan tratar sobre tablas la emergencia tambera

El tema no es para nada grato al gobierno provincial de María Eugenia Vidal, como tampoco lo es para el nacional, donde el discurso imperante es que “la emergencia ya pasó“.

Pero los legisladores del Frente Renovador y el PJ bonaerense no piensan lo mismo, y sobre el filo de las sesiones ordinarias desempolvaron un proyecto del diputado Daniel Monfasani que declara la emergencia para esta producción pecuaria y establece un sistema de compensaciones, además de bajas impositivas, entre otras medidas.

“El proyecto ingresó a principios de año, pero como el gobierno prometió asistencia a los productores tamberos, lo dejamos en stand by. La verdad es que lo aguantamos hasta ahora, pero las medidas (de apoyo) nunca se tomaron y entonces decidimos darle dictamen y que sea tratado sobre tablas“, sostuvo la presidenta de la Comisión de Asuntos Agrarios de Buenos Aires, María Ratto.

La diputada pergaminense que entre su staff de asesores cuenta con un productor tambero sostiene que el mejor precio logrado por un litro de leche es de $4,35, que no se distancia mucho de los $3,80 que se pagaban en 2015. “Nuestra propuesta es actualizar la compensación para que el productor reciba $5,35, porque en el supermercado la leche no para de subir y el productor sigue recibiendo lo mismo. Alguien se la está llevando”, apuntó Ratto.

El proyecto dictaminado no establece el origen de los fondos para la realizar las compensaciones. En este sentido la legisladora sostiene que debe ser el gobierno provincial quien lo lleve adelante. “Si ven que el sector está mal, algo tienen que hacer”, dijo.

El caso es que tanto el bloque FpV-PJ como el Renovador convergieron en impulsar este proyecto. De hecho, el FpV PJ tenía el proyecto del senador Norberto García en esta misma línea, y decidió adherir al de Monfasani, por considerarlo más completo y para aunar criterio.

El impulso de la declaración de la emergencia para la lechería se da en un momento caliente de la política agrícola, con algunos segmentos de la producción que siguen complicados y donde versiones acerca de la apertura del mercado argentino a la carne de cerdo canadiense no hacen sino irritar más los ánimos, justo cuando la comisión acababa de dictaminar un proyecto para la promoción de carnes alternativas a la bovina.