Gerardo Bartolomé sobre la ley de semillas: “Si no es el de ASA, me quedo con el del Poder Ejecutivo”

El presidente del Grupo Don Mario, Gerardo Bartolomé, tomó posición sobre el debate por la reforma de la ley de semillas 20.247. “Sin duda el (proyecto de ley) de ASA (la Asociación de Semilleros de la Argentina) es el que más nos gusta. En segundo orden, el del Poder Ejecutivo, salvando el tema este de la biotecnología que no está resuelto“, apuntó el empresario de Chacabuco en diálogo con www.javierpreciadopatiño.com.

Pero, ¿a qué se refería Bartolomé con la cuestión “no resuelta” en materia de biotecnología? En la inauguración de la planta de clasificación, procesamiento y almacenamiento de semilla de soja en Charata (Chaco), el empresario sostuvo que la próxima ley de semillas debe incluir a todos los actores de la cadena. “Se plantea una disputa, que no suma nada, entre biotecnología y germoplasma, cuando todos sabemos que la biotecnología está protegida por la ley de patentes y el germoplasma por la de semillas. El proyecto del Poder Ejecutivo pretende que todo se enmarque en la ley de semillas, dejando afuera las patentes, lo cual en palabras de Juan Farinati (el presidente de Monsanto) es un golpe al principal activo de las empresas de biotecnología. Es como si de acá en más siguiéramos fabricando autos pero sin la última tecnología en airbags”, señaló Bartolomé.

Como es de público conocimiento, a mediados de octubre el ministerio de Agroindustria, vía el Poder Ejecutivo, envió al Congreso de la Nación su proyecto de ley para reformar la ley de semillas. Básicamente establece un uso propio oneroso con excepciones (agricultores familiares y productores que facturen hasta tres monotributos de la máxima categoría), la posibilidad de hacer un uso propio incremental pagando las regalías correspondientes, que toda la tecnología (germoplasma y eventos) se pague en la bolsa y que la ley sea de orden público, con lo cual los contratos del tipo Intacta (o la regalía extendida) quedarían afuera del sistema.

Pero en el Congreso, el proyecto del Ejecutivo deberá ser debatido junto con otros, como le de ASA o el del diputado del Frente Renovador y presidente de la Comisión de Agricultura, Gilberto Alegre. “El de Alegre no me gusta porque conceptualmente pone un tope en el precio. Es una quita de libertad en un mercado de oferta y demanda que regula (la relación) costo beneficio”, dijo Bartolomé en forma categórica. Es que el proyecto de Alegre establece que la regalía por el uso propio y/o los eventos tenga un tope fijado por el Instituto Nacional de Semillas, cuestión que parece no haber caído nada bien en las empresas semilleras.

¿Apoyaría el empresario el proyecto del Ejecutivo si el de ASA fuera inviable, en términos del debate parlamentario? Si se conservara la vigencia de las patentes y si -pudiendo haber un consenso para que todo el cobro de la propiedad intelectual se haga en la semilla- la ley no fuera de orden público, seguramente se ganaría el apoyo de la conducción de Don Mario.

Finalmente, Bartolomé no eludió contestar sobre dos temas espinosos: si la ley al instaurar el uso propio incremental no está marginando a los multiplicadores y si el hecho de que después de tres campañas el productor puede hacer uso propio gratuito no afecta a la industria. “Obviamente me gustaría que (la protección) fuera más, pero tres o cuatro campañas lo tomo como un desafío. Si cada tres o cuatro años no cambiamos las variedades es que estamos haciendo mal las cosas”, contestó Bartolomé.

Y respecto de los multiplicadores su opinión fue la siguiente: “hoy, la brecha de precios entre la semilla fiscalizada y el uso propio es  muy alta, entonces el productor se va al uso propio. Si se le pone un costo al uso propio, se va a acercar más a la fiscalizada y va a hacer que los multiplicadores sean más competitivos. Entonces, ofreciendo servicios, como frío, logística, etcétera, puedan ser competitivos frente al uso propio oneroso”, sostiene Bartolomé, al tiempo que, abriendo el paraguas, señala que el hecho de que el obtentor sea quien debe autorizar el uso propio incremental actúa como regulador del mercado.

Para citar: www.javierpreciadopatiño.com