Tensión con las provincias: La Nación quiere usar el Fondo Tabacalero para el Plan Belgrano

El plan del Gobierno nacional, de utilizar el 20% del Fondo Especial del Tabaco para las obras del Plan Belgrano, desató un frente de tormenta con las provincias tabacaleras donde ni siquiera Jujuy, gobernada por el ultramacrista Gerardo Morales, apoya la iniciativa.

En medio de versiones que indican que la Casa Rosada maneja la opción de subsumir la cartera de Agroindustria a la de Producción, liderada por Pancho Cabrera, el trabajo sucio -para utilizar los términos del ministro Prat Gay- de pisarle el 20% del FET a las provincias fue encargado al ministro Buryaile, ya que su cartera es la autoridad de aplicación de la Ley 19.800 que creó ese fondo.

El gobierno había conformado en agosto una Mesa de Trabajo de las Provincias Tabacaleras, donde están Jujuy, Salta, Misiones, Chaco, Corrientes, Catamarca y La Rioja, que a fines de setiembre se reunió para evaluar un convenio con la Nación, donde se redireccionaría ese 20% hacia el Plan Belgrano, que está en cabeza del radical José Cano y en el área de Producción.

El “caramelo” que ofrece la Rosada es una transferencia automática del 80% del FET a las provincias, pero a cambio pide mayor participación en el 20% que por ley es retenido por la Autoridad de Aplicación. Pero las provincias pusieron el grito en el cielo sosteniendo que la misma Ley 19.800 determina cómo se utiliza ese 20%, que en el 97% va a compensar la recaudación provincial del FET.

El caso es que ni siquiera los representantes de Jujuy avalan la iniciativa de la Nación, que según los funcionarios intervinientes “es seguida muy de cerca por el propio presidente Macri“, argumentando que la provincia tiene una ley que declara en emergencia al sector tabacalero y que compromete a ese 20% que le toca.

“Hay una intención clara de disciplinar a las provincias con la caja que maneja la Nación. En esto, el macrismo no se diferencia en nada del kirchnerismo“, sostiene una fuente vinculada a una de las provincias beneficiadas.

De acuerdo a los informes que elabora Agroindustria, en el ejercicio 2015, el FET recaudó unos 3.800 millones de pesos, a los que sumaron un remanente de 320 millones del ejercicio anterior. La principal provincia receptora fue Jujuy con el 35%, seguida por Misiones con el 27% y Salta con el 25%. Tucumán recibió el 7% y Corrientes el 3%. El resto se repartió entre Chaco, Catamarca y La Rioja.

La intención del gobierno nacional, ejecutada por medio de la cartera de Agroindustria, se enmarca en una creciente tensión entre una provincia como la de Salta y el poder porteño, donde el gobernador Urtubey salió a pedir lisa y llanamente la renuncia de José Cano al frente del Plan Belgrano.

Este frente de conflicto se superpone con el propio en el seno del Poder Ejecutivo Nacional, donde el ministro de Producción, Pancho Cabrera, apunta a posicionarse como el referente de la gestión agroindustrial y para lo cual contrató a reconocidos empresarios del agronegocio para que lo ayuden a “pensar” un plan de desarrollo para el NOA. Si bien desde Agroindustria se busca disimular el malhumor, sosteniendo que “trabajamos codo a codo entre los ministerios”, las tensiones son cada vez más evidentes.