La primera fábrica de equipos de riego en el país, en riesgo por posible oleada importadora

Con la obra edilicia concluida y un avance del 50% en el montaje de la línea de producción, está todo listo para que a fin de año comience a operar la fábrica de equipos de riego de Valmont Industries Argentina en la localidad bonaerense de Gral. Rodríguez.

“Es una inversión de unos 12 millones de dólares, que demanda insumos nacionales en su enorme mayoría, que crea trabajo, sustituye importaciones y abre la posibilidad de que la Argentina sea exportadora de esta tecnología“, se enorgullece el ingeniero Martín Pasman, gerente de la compañía (filial local de Valmont Industries) y que desde hace 20 años que opera en el mercado local del riego.

La planta tendrá una capacidad para producir unos 800 equipos por año, aproximadamente el doble de lo que demanda el mercado local, una cantidad que permite regar una superficie en torno a las 100.000 hectáreas. “La idea es abastecer a los países limítrofes excepto Brasil que ya cuenta con su propia planta, pero desde los Estados Unidos nos dicen que si el mercado se torna muy activo podemos proveer desde acá a cualquier lugar del mundo”, se entusiasma Pasman.

Es que la inversión en equipos de riego complementario tiene mucho que ver con el clima y el precio de los granos. Años secos con altos precios hacen volar la demanda, mientras que años húmedos con bajos precios la deprimen. Justamente, en el mercado local, 2016 está siendo uno de estos últimos años. “Pero hace 20 años que estoy en el mercado y ya hemos atravesado muchas situaciones muy disímiles”, aclara el directivo.

Como se mencionó la fábrica empleará acero argentino, al igual que cables eléctricos, cubiertas y llantas para las ruedas de los pivotes. Solo se importan las mazas de las ruedas y la parte electrónica del equipo (tablero de comando). La decisión de instalarse en Gral. Rodríguez tuvo que ver con la presencia de Druetta en esa localidad, una planta de galvanizado que es líder no solo en el país sino en la región. “Y con nuestros proveedores de partes estamos armando un verdadero cluster en torno a la planta“, agrega.

Sin embargo, las versiones de que el gobierno nacional podría importar equipos usados desde Arabia Saudita pone en alerta al empresario. Según pudo saber www.javierpreciadopatiño.com a mediados de junio el titular de la UCAR/Prosap, Alejandro Gennari, viajó al país árabe para avanzar en los acuerdos.

“Me cuesta creerlo, pero hemos escuchado esa versión; sin embargo nadie nos puede decir si va en serio o no. Lo que digo es que si después de haber encarado esta inversión traen equipos usados -o nuevos- indiscriminadamente, cierro la planta. No hablo de protección, pero sí de cuidar a los que optamos por invertir en el país“, asegura Pasman.

Según otras fuentes, el Gobierno habría reducido un plan original de inversión del país árabe por 800 millones de dólares para la puesta en valor de tierras en el norte argentino, a meros 100 millones en equipos usados. “Traer esos equipos, que en verdad se fabrican en China, sería en este momento lo que los pollos de Mazzorin fueron a los 80”, asegura Pasman.

Para reproducción citar www.javierpreciadopatiño.com