Al final, ruralistas avalan argumento K: subsidio al gasoil compensaba retenciones

La SRA primero y CRA después han salido con los tapones de punta contra el gobierno del presidente Mauricio Macri, aunque volcando su furia contra el ministro de Energía, Juan José Aranguren, al sostener que el aumento otorgado a las petroleras para el gasoil supera el beneficio de la quita de los derechos de exportación.

De acuerdo a la gacetilla difundida por CRA, el incremento del 31% en el precio del combustible le significa a la cadena agropecuaria un costo adicional de $16.000 millones, “cifra superior al impacto que tuvo, por ejemplo, la quita de las retenciones en particular en trigo y maíz”, dicen los productores liderados por Dardo Chiessa.

En tanto, el informe de la Sociedad Rural Argentina sostiene que el plus de costo será de $25.000 millones o el 74% del beneficio de la eliminación/reducción de los derechos de exportación, es decir incluyendo la soja.

Siendo el campo un aliado del gobierno durante la campaña electoral, llamó la atención a muchos que las entidades decidieran hacer público su malestar, y no solo eso, sino que además tuviera una fuerte amplificación en medios cercanos al gobierno. En este contexto, la medida del ministro Aranguren encontró una profusa difusión en los medios más opositores.

“En definitiva nos están dando la razón cuando decíamos que el subsidio que le aplicábamos al gasoil más que compensaba la deducción por las retenciones“, decía un ex funcionario K por estos días, que describía la palpable bronca que hay en las zonas agrícolas afectadas por la inundación por la suba del combustible, que lo convierte en el más caro de la región.

Donde también hay bronca es en la cartera que dirige Ricardo Buryaile, porque ahora le cuesta más todavía mantener aquietadas las aguas ruralistas. “Estamos perdiendo el 10% de la cosecha de soja por las lluvias y encima nos clavan este aumento”, se lamentaba un cercano allegado al funcionario.

Por otra parte, la suba de los combustibles le pega especialmente a las zonas más alejadas del puerto. “El norte argentino, para el cual se está diseñando el plan Belgrano con el objetivo de mejorar su competitividad, queda más aislado que nunca de los mercados del mundo ante la suba intempestiva de estos costos insustituibles“, sostienen desde CRA, que llaman al diálogo al ministro Aranguren.