Wall Street premia la nueva política agrícola haciendo subir la acción de Adecoagro

Por Javier Preciado Patiño

El gráfico es elocuente. De los 10,5 dólares que la acción de la compañía Adecoagro valía el 9 de diciembre, saltó a 12,30 dólares una semana después, una señal clara del mercado de capitales global sobre el rumbo de la política económica en la Argentina y en particular sobre el agro.

Cuando Adecoagro, la compañía vinculada a los fondos de George Soros (hoy su fondo posee el 21%) que inició su carrera en 2002 adquiriendo los activos de Pecom Agropecuaria SA, hizo su oferta pública inicial en la NYSE, el ticket cotizó en torno a los 12 dólares. A partir de allí inició un declive que la llevó a un piso de 6 dólares en 2013, momento a partir del cual inició la recuperación, con un muy fuerte envión a partir de las PASO en la Argentina, cuando la cotización pasó de 8 dólares a los actuales 12,90.

adeco2

Aunque algunas calificadoras sugieren “retener” las acciones, la recomendación predominante en las últimas semanas ha sido “comprar”. Es que la eliminación de los derechos de exportación, la modificación del sistema de registro de exportaciones, la devaluación y una política comercial externa más liberal por parte del gobierno de Mauricio Macri llevan a pensar que la rentabilidad de la compañía crecerá en los próximos tiempos. Algunos análisis sugieren que la acción de Adecoagro debería llegar a los 15 dólares.

Pero veamos algunos números de Adecoagro. A base de compras, la compañía posee cerca de 300.000 hectáreas mayoritariamente en la Argentina, luego en Brasil y por último en Uruguay. En la campaña 2014/15 plantaron 225.000 hectáreas con cultivos de cosecha, de las cuales unas 100.000 fueron de soja (entre primera y segunda) y cosecharon 800.000 toneladas.

En la Argentina, tienen una posición muy fuerte en arroz, del cual siembran 35.000 hectáreas y cosechan 180.000 toneladas, volumen este que ronda el 15% de la producción nacional.

En dos tambos de primera tecnología manejan unas 6.700 vacas en ordeñe que producen unos 80 millones de litro por año, aunque para los números de la empresa, su aporte a la facturación es marginal.

El otro gran negocio está en Brasil y tiene que ver con la cadena sucroalcoholera. La compañía puede moler más de 10 millones de toneladas de caña por año y generar con el bagazo 224MW que vuelcan a la red eléctrica, a partir de los tres ingenios que posee. La firma posee unas 125.000 hectáreas de caña propias; esta producción se suma a la comprada a terceros, hasta llegar a 7,2 millones de toneladas, como ocurrió en el ejercicio 2014.

De acuerdo a la información financiera, en el ejercicio 2014 (cerrado el 31 de diciembre) las ventas consolidadas treparon a u$s513 millones, contra 425 millones en 2013. En los primeros nueve meses del ejercicio 2015 (cierra el 31 de diciembre), las ventas llegaban a 455 millones de dólares.

Un dato no menor es que Adecoagro se asoció con la cooperativa de los Estados Unidos, CHS, para formar CHS Agro, una compañía que está ganando terreno en las operaciones locales. A octubre de 2015 se registraban 460.000 toneladas embarcadas por la compañía o el 1,33% de todo el comercio granario exterior argentino. En 2014 ese volumen había sido de 600.000 toneladas en todo el año.