Cuál es el poderoso grupo económico peruano que amenaza las exportaciones del biodiesel argentino

La industria argentina del biodiesel viene sufriendo los avatares del comercio internacional. Por un lado el boicot impuesto por la Unión Europea, por el otro la propia contracción económica mundial y por último la caída del precio del petróleo, que le resta competitividad a esta fuente de energía renovable.

La situación es que 2015 terminaría con poco más de 700.000 toneladas exportadas, cuando la capacidad de producción del país es de 4,5 millones de toneladas, de las cuales un millón va al corte interno y el resto potencialmente al mercado internacional.

Así las cosas, los únicos mercados que quedaron en pie fueron los Estados Unidos y el Perú. El primero con una demanda en torno a las 500.000 toneladas anuales y el segundo a las 200 a 300.000 toneladas.

Pero el propio mercado peruano, que tiene un sistema de corte obligatorio, hoy está en riesgo para el biodiesel argentino. Es que el poderoso grupo económico de ese país, Romero, ha solicitado el inicio de una investigación por presunto dumping.

Los orígenes del Grupo Romero se remontan al Siglo XIX, pero hoy constituye uno de los actores empresarios más fuertes de la realidad peruana. En materia de agro, opera en el sector de palma aceitera y de ahí su choque de intereses con el producto argentino. El Grupo Palmas, así se denomina esta compañía, opera la producción de no menos de 15.500 hectáreas de la palma, de donde obtienen una serie de productos que van desde lo comestible a la limpieza, pasando por la energía renovable.

El caso es que a través de la controlada Industrias del Espino, el Grupo Romero montó una planta de biodiesel en Tocache, una región montañosa y húmeda al norte de Lima y a la altura de Chimbote. Se trata de la única planta de biodiesel del país, respecto de la cual en 2014 dejaron de operarla aduciendo el presunto dumping del biodiesel argentino.

Lo notable es que la misma información de prensa da cuenta que se trata de una planta de pequeña capacidad, que trabajando a pleno podría procesar apenas 150 toneladas diarias de aceite de palma, que anualizado daría unas 55.000 toneladas, muy lejos de la escala de las plantas de biodiesel argentinas que operan a la vera del río Paraná.

Otra de las unidades de negocio del Grupo Romero es Caña Brava, que cuenta con 10.000 hectáreas de producción de caña de azúcar con alta tecnificación, de la cual extraen azúcar, alcohol y energía.

El Grupo Romero también opera en la Argentina, ya que a través de Alicorp adquirió en 2010 Sanford, la alimenticia dueña de la marca de galletitas Okebon, tras lo cual hizo lo mismo con la fábrica de pastas ItaloManera.

En el área de la limpieza, la compañía es conocida por los argentinos porque es dueña de la marca Plusbelle, de jabones y shampoos, entre otros productos, así como el jabón en polvo Zorro.

Quienes conocen de la economía peruana no dudan en sindicar a este grupo como el más influyente y poderoso en ese país, donde las operaciones se extienden a la logística, la pesca, la industria textil y hasta los servicios bancarios, por medio de Credicorp, “principal institución del mercado financiero peruano con más de 120 años de experiencia y una participación de mercado de más del 30% en depósitos”, señala la información de su página web.